De repente, flipando con el presente

20121023-190549.jpg

296 – 366

De buena mañana voy con prisas, proyectos que mandar a imprimir, esperando recibir emails, con pacientes programados para todo el día. Me cabreo por sentir que voy con las prisas de otro, que quiero ir a mi propio ritmo y que se me hace muy difícil.

En un momento dado, justo antes de salir pitando para hacer una visita a domicilio, recibo un email que yo misma me he enviado, hace 4 años en tal día como hoy.

Leo lo que estaba siendo mi vida y mi ritmo pasa de 100 a 0 (o casi). Las ilusiones que se han cumplido, las cosillas con las que me reía en el momento y que ahora, si pienso en ellas, lloro.

4 años dan para mucho.

Anuncios