Males menores

20121002-195808.jpg

275 – 366

Comparto el tiempo con una señora divertidísima (a la que diagnostico un epoc como la copa de un pino) mientra llega el bus, tardísimo. Entonces llego a la conclusión de que a veces el buen humor puede hacer de una enfermedad terrible, un mal menor.

Anuncios