Mordiscos

20120806-010357.jpg

218 – 366

Me he despertado a las 6 de la mañana con un mordisco en la pierna. Después de hacer de detective he descubierto a las culpables (buscar en wikipedia por hormigas carpinteras).

Saberse de vacaciones conlleva un estado progresivo de relajación donde, de fuera hacia adentro, se van soltando tensiones. Primero la musculatura, después las emociones.

Con las hormigas ha sido difícil descansar, pero esta noche no habrán más mordiscos que los que puedan venir de una dentadura humana y esos lo relajan todo!

Anuncios