Lo que sí importa

20120731-133608.jpg

210 – 366

Sé, porque lo sé, que una vez me duerma se me pasará todo este malestar que me deja hecha un trapo. Además conozco el origen de este dolor y deduzco que no me queda otra opción que atravesarlo lo mejor que pueda e intentar coger el sueño.

Mientras tanto, Diego “el incondicional” se mantiene a mi lado, secándome las lágrimas que corren a mojar el cojín. No puede evitarme este dolor, pero sin dudas a su lado es mucho más dulce.

Pd: foto de la moto fantasmagórica que había debajo de mi portal. Nada que ver con el texto, pero qué importa.

Anuncios