Reencuentros

20120413-004026.jpg

103 – 366

Hoy he vuelto al estudio de mi pintor. De su viaje a Menorca me ha traido un queso de leche cruda que se tenía que comer en cuestión de horas. ¿Qué se hace en esos casos? ¡Compartirlo!

Y de vuelta me encuentro con Arjen, con una botella de aceite bueno y una barra de pan, directa y dispuesta a saltarme a la torera mi restricción semanal de harina de trigo y más feliz que nunca de la vuelta a los días normales.

Al final del día pienso en lo bonito de los reencuentros y en que no sé como aguantaré hasta el del mes que viene cuando vuelva Diego.

Anuncios