Amaneciendo más temprano…

85 – 366

Llevaba desde el mes de octubre esperando el día de hoy. Al final, entre una cosa y otra acabé no durmiendo en casa y despertándome aún más temprano de lo previsible (hola cambio horario). Así que salgo prontito de casa de Diego y cojo el metro. Estando cerca de un transbordo oigo a la gente en la calle animando: están pasando los maratonianos! No me lo pienso y salgo a ver si encuentro a mis dos corredores. No los veo, pero me emociono mucho, muchísimo! Así soy, me emociono con el esfuerzo de los demás como si fuera el mío.

El premio por haber madrugado llega cuando, más adelantado el día, improvisamos una salida a la playa, con tren y todo. Todavía no es demasiado tarde y hace un día perfecto. Montgat, por algo tiene ese nombre.

Anuncios