Cambio de planes

5 – 366

Me despierto sabiendo que aunque me despida de Diego por la mañana, comeré con él al mediodía y pasaremos la tarde juntos en Badalona. Al final, las idas y venidas del día nos llevan a que llegue al restaurante casi a su hora de salida (pero eso poco importa desde que en España el horario de la comida del mediodía puede extenderse hasta las 3 de la tarde), para luego a medio camino dar un giro y un cambio de planes. Al final, la improvisación siempre sale bien y acabamos el día de vuelta en autobús, con buenas provisiones de comida y ganas de estar juntos, sin importarnos dónde ni cómo.

Anuncios